Lo siento, este artículo no está disponible en español

 

“Ansoaingo emakume eta feministak 1970/90″ mahai inguruan sarrera gisa botatako bideoa. Vídeo que sirvió como introducción a la mesa redonda sobre “Mujeres y feministas de Ansoain, 1970/90″

Ansoáin también se escribe con nombre de mujer

UNAS JORNADAS RECUERDAN QUE EN LAS DÉCADAS DE LOS 70 Y 90 DEL SIGLO XX, LAS FÉMINAS CONTRIBUYERON A FORJAR EL MUNICIPIO DE HOY EN DÍA

mujer

La Historia, esa que se escribe con mayúscula o simplemente la que está repleta de pequeñas cotidianidades, casi siempre ha pasado de puntillas sobre la labor de las mujeres. Salvo honrosas excepciones, los nombres de las féminas han estado supeditadas al de un hombre o, sin más, han sido ignorados. Pero esos nombres y apellidos hay que recordarlos porque su labor, su lucha y tesón, han conseguido muchas veces avances y metas de las que ahora se beneficia toda la sociedad.

En Ansoáin, el colectivo Berrikusi intenta estos días que no caiga en el olvido el papel de estas mujeres. Para ello ha organizado las II Jornadas de Memoria Histórica Reciente de Ansoáin, que bajo el título De la cocina a la calle, buscan recuperar la historia más reciente del pueblo, en este caso sobre las mujeres, entre los años 70 y 90 del siglo pasado. La semana pasada, el centro cívico acogió la mesa redonda Mujeres y feministas de Ansoáin 1970/90, que congregó a más de una treintena de personas. Muchas recordaron con nostalgia todo lo que ahí iban exponiendo Nieves Pérez de Urabayen, Lourdes Zarzosa, Esther Pagola o Mercedes Luque, cuatro mujeres que han contribuido con su labor a forjar el Ansoáin actual y que, durante su alocución, no olvidaron mencionar a otras tantas féminas que también han contribuido al mismo fin.

UN TRABAJO CONTINUO

Grupo de Mujeres, Planing, educación y labor social

“Mis motivaciones siempre han sido las de luchar por que la mujer ocupe el lugar que le corresponde en esta sociedad, aunque sea dando pasitos muy cortos”. Así se expresaba Nieves Pérez de Urabayen, una mujer muy activa en Ansoáin. Durante su exposición, recordó los inicios de varios movimientos populares a raíz de la aparición de problemas como “las intoxicaciones del gas, el agua de pozo que teníamos o la caída de las paredes de los piso de Laínez, donde hubo hasta muertos”. La aparición de la asociación de vecinos, “impulsora de cantidad de luchas y muy reconocida”, sirvió además “para darnos pautas sobre cómo luchar por la igualdad”. “Fue una época muy bonita de unión, de reivindicaciones por unos objetivos comunes: una escuela mixta, la coeducación, el agua potable, el euskera, el gas…”, aseguró Pérez de Urabayen, que también tuvo un papel muy activo en la política, dentro del concejo de Ansoáin, consiguiendo cuatro patronatos: Euskera, Deportes, Planing y Danzas.

Por su parte, Lourdes Zarzosa trajo a la memoria al Grupo de Mujeres de Ansoáin, un movimiento que surgió principalmente de la asociación de vecinos. “Salían temas interesantes, era un momento muy vivo en Ansoáin, algo impensable ahora”, aseguró. “Era un grupo muy heterogéneo, donde había todo tipo de mujeres con distintas ideologías. Se daban charlas, se hablaba mucho de sexualidad -el orgasmo fue un descubrimiento para muchas-”, bromeó, “y hasta surgió otro de jóvenes, que era muy activo. Ahora, la gente joven no tiene ese espacio, según me ha dicho alguna de ellas”. Zarzosa, quien recordó con especial cariño el café-concierto que se hacía en el Txoko Gorri, indicó que el grupo “sirvió para motivarnos, para tener conciencia de muchas cosas y permitió centrarnos en el Planing, que nos parecía muy importante”.

Del Planing, o Centro de Planificación Familiar y Orientación Sexual que nació en 1988 y que ya no existe, se encargó de hablar Mercedes Luque, que asesoraba sobre Educación Sexual. Rememoró los inicios de este importante servicio para Ansoáin, ubicado en sus comienzos (con Rosalía Etxeberria como alcaldesa) en el antiguo centro de salud, y que contaba con patronato propio. “Fue una etapa muy bonita”, aseguró Luque. Desde la Semana Joven de la Sexualidad, pasando por talleres de menopausia para mujeres o cursos sobre sida en el Gaztetxe, fueron muchas las actividades que se realizaron en el centro, que finalmente se centralizó en Andraize.

En cuestiones de igualdad, uno de los ámbitos punteros de Ansoáin fue el colegio público. “En el año 80 todo el profesorado, junto con padres y madres, teníamos mucha ilusión y ganas de hacer una escuela igualitaria, con los mismos derechos, obligaciones y oportunidades para niños y niñas”, expuso Esther Pagola. Esta educadora, involucrada también por entonces en la asociación de vecinos y en cualquier cuestión sociopolítica, quiso dejar clara una idea, por la que se trabajó mucho a nivel educativo: “El crear una escuela igualitaria era crear personas solidarias, críticas, que acepten la diferencia como algo enriquecedor”.

http://www.noticiasdenavarra.com/2011/04/12/vecinos/cuenca-de-pamplona/ansoain-tambien-se-escribe-con-nombre-de-mujer

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>