Ansoáin La historia reciente de un pueblo luchador

Hace cuarenta años cientos de personas llegaron a vivir a Ansoáin y se encontraron un municipio sin urbanizar y sin ningún tipo de servicio. Lejos de acomodarse unieron sus fuerzas para denunciar las injusticias y reclamar soluciones a sus problemas.

M. Pérez

Vecinos de Ansoáin protestando por la falta de gas y exigiendo seguridad, por la avenida de Villava. Al fondo, la Chantrea. (PATXI MARCILLA)

Hay momentos en la vida en los que conviene pararse y echar la vista atrás. Un ejercicio de retrospectiva que esta semana se ha llevado a cabo en Ansoáin, de la mano del colectivo Berrikusi, que nació el año pasado para recuperar la memoria histórica reciente de esta localidad comarcana. Concretamente, se centra en el periodo que va de los años 60 a los 90, que es cuando este municipio comenzó a crecer. “Lo que nos interesa, más que la nostalgia, es cómo nace un barrio, la identidad de un pueblo, a través de los movimientos populares, sociales, vecinales, las asociaciones de mujeres…”, expone Sergio Biurrun, presidente de Berrikusi. Una época en la que vecinos de ideologías dispares se unían para denunciar injusticias y pedir soluciones a sus problemas.

Con el fin de recordar todo ese proceso, Berrikusi organizó esta semana las Jornadas Creciendo en el barro. El martes la historiadora Zuriñe Sáinz Pascual, que dirigida por el profesor Emilio Majuelo Gil está haciendo su tesis doctoral sobre la política municipal en Pamplona de los años 60-70, explicó las claves del poder local, el urbanismo y el movimiento vecinal del tardofranquismo. Al día siguiente, el Centro Cívico acogió una mesa redonda sobre el movimiento vecinal en Ansoáin 1970-1990. Como indicó Biurrun, “los comienzos fueron duros, con las casas sin urbanizar, había problemas con el agua, con el gas, de saneamiento en las calles… No había nada. Era pura especulación lo que el Régimen había levantado aquí y en otros barrios de Pamplona”. “Queremos recordar cómo fue todo ese proceso, cómo se hizo Ansoáin de la nada, cómo se fueron pidiendo esos servicios o dotaciones. La solidaridad que había entonces, esa unión que hacía que todas las personas, independientemente de su forma de pensar, estuviesen unidos en un objetivo común”, explica Inés Marcilla, miembro de este colectivo.

documental

“Introducción a una historia de Ansoáin”

El debate comenzó con la emisión del documental Introducción a una historia de Ansoáin, que ha realizado Berrikusi y para el cual han entrevistado a Alfredo García (presidente del concejo 1976-79, alcalde de la cendea 1979-91 y alcalde de Ansoáin 1991-2007) y Rosi Etxeberria (presidenta del concejo de Ansoáin 1987-1991). Naturales de Pamplona, ambos llegaron en 1970 y se encontraron un “desastre total y absoluto”, como consecuencia de que “se hizo con una licencia genérica para construir mil viviendas sin planificación”, indica Etxeberria en la cinta. Y es que esta localidad pasó de ser un pueblo rural compuesto por muy pocas familias a tener 5.000 ciudadanos.

García señala en el vídeo, en el que se intercalan imágenes de esos primeros años, que “cada uno éramos de un sitio distinto. Éramos gente trabajadora, humilde, pero teníamos una ilusión: hacer muchas cosas por conseguir objetivos. Éramos todos más iguales, menos prepotentes”. La injusticia que detectaban les unía y, como apunta Etxeberria, su única arma era “montar movidas”. Asimismo, Rosi destaca que “tuvimos suerte de que cayeran esos tres capuchinos” y es que la parroquia tuvo un papel fundamental en esta época, ya que promovió la asociación de padres, la asociación vecinal, la formación de mujeres… Así, uno a uno, el documental va enumerando distintos acontecimientos que marcaron al pueblo, como la demanda de un consultorio médico o de escuelas, la lucha del gas, el derrumbe de un balcón en la calle Divina Pastora, la construcción de la casa de Nuin… Sobre este asunto, Etxeberria afirma que “le intentaron comprar”. Por otro lado, García sostiene que de aquella época “rescataría la ilusión por intentar que todo lo que nos rodeara fuera mejor, el compromiso de las personas, la sinceridad que había en el decir y hacer”. Por su parte, Etxeberria destaca “la unión, la solidaridad, la esperanza, las ilusiones y generosidad de esos años. Ibas de la mano con cualquier persona que quería estar en tu mismo tren sin preguntar de donde venía”. Respecto a los jóvenes actuales, Alfredo García opina que “les falta ilusión, se les ha engañado mucho, se les ha hipotecado demasiado”. Asimismo, para Etxeberria “hay valores que se han perdido, como la lucha para conseguir cosas. Es una sociedad más acomodada, más tonta e insulsa”.

el debate

De los recuerdos personales a la memoria colectiva

Tras visualizar el documental, que levantó elogios, se inició la mesa redonda. Participó en ella José Andrés Huarte, uno de esos cuatro capuchinos que en el año 1973 llegaron a Ansoáin con la misión de organizar una parroquia en una bajera de la calle Lapurbide, algo que consiguieron con “la colaboración del barrio”. Entonces, recordó este ex capuchino, “todo estaba prohibido. Ni partidos, ni sindicatos…, mientras que en la Iglesia estaba permitido hacer casi todo”. Además, los cuatro capuchinos eran partidarios de una nueva mentalidad más aperturista que empezaba a gestarse en la Iglesia, que consistía en trabajar directamente con las personas y los problemas que les afectaban. “Lo primero que hicimos fue formar a los vecinos en grupos de reflexión y discusión. Se intentaba concienciar a la gente para que saliesen e hiciesen cosas” y de ahí surgieron la asociación de vecinos, la de padres… Huarte señaló que se centró más en la atención educativa: “El trabajo fue en doble dirección: intentar airear el centro por dentro, que estaba muy controlado, y también se peleó mucho por la consecución del nuevo centro escolar”. Huarte, que estuvo hasta 1982, reconoció que hubo “un grupo importante en contra de la parroquia” y que ellos mismos tuvieron que pagar un coste pasando por “encierros no voluntarios”. Además, mencionó que “en el cinturón norte de Pamplona se llegó a hacer un domingo una huelga de misas por un motivo social o político”, algo hoy en día impensable.

Fue en los años ochenta cuando Kepa García formaba parte de la Asociación de Vecinos, que se juntaba “para sacar adelante cosas que Ansoáin necesitaba”. De este modo, organizaron las sesiones de cine de los sábados, el cincuenta aniversario de la fuga del Fuerte de San Cristóbal, los carnavales con personajes propios, el Olentzero, la barraca de fiestas, la Semana Cultural, las hogueras de San Juan… “Teníamos una fuerza muy grande”, afirmó mientras recordaba con agrado esa década. De hecho, consiguieron que el Gobierno de Navarra sólo hiciese un carril de la variante norte, dentro de Ansoáin, si bien finalmente se construyó doble porque ocasionaba embotellamientos en la zona. Concluyó diciendo que “conforme se iban consiguiendo cosas iban desapareciendo las personas de la asociación de vecinos. Se politizó bastante el tema y al final nos quedamos pocos. Decidimos dar el cerrojazo”.

En el debate tomó la palabra José López, que formó parte de la Asociación de Vecinos en sus inicios, y recordó cómo en una ocasión trajeron un camión de patatas. Otra vecina incidió en el importante papel del grupo de mujeres. Hernán Cortes recordó cómo “no nos dejaban cambiar al agua de Pamplona porque compramos el piso con agua de pozo”. Juan Luis Etxaburu, que llegó hace treinta años a dar clases de euskera, comentó, entre otras cuestiones, que “desde la asociación de vecinos fuimos los organizadores de la captación de la ETB en Navarra”. Además, una mujer propuso hacer un homenaje a Rosi Etxeberria por lo “mucho que ha hecho por Ansoáin”. Informaciones y anécdotas que Berrikusi recogió para colgar en su web www.berrikusi.org porque “las experiencias de aquellos años pueden ser útiles para entender y afrontar problemas actuales, ya sea la inquietud que genera la crisis o las actitudes de rechazo hacia la nueva población inmigrante”. Y es que, como mantiene Inés Marcilla, “hoy también hay cosas que mejorar”.

 

http://diariodenoticias.com/2010/02/21/vecinos/cuenca-de-pamplona/ansoain-la-historia-reciente-de-un-pueblo-luchador

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>